18 nov. 2013

Larga vida a mi "vintage" favorito: "Macaron dress", de Colette

Era un vestido recto, de corte sencillo, con unas rosas vintage que me encantaban. Creo que siempre me había sentado bien. Pero varias temporadas y talla y media después, la separación resultaba ya inevitable… Se trataba de un semi-lino estupendo que todavía se encontraba en muy buenas condiciones. 

Un día tuve la idea de convertirlo en un Macaron, de Colette.


                          

Este era un proyecto largamente deseado, pero que se resistía: por un lado por la dificultad para conseguir el patrón -ahora es fácil, lo encuentras en Telaria-, y por otro por la dificultad de construcción del propio modelo.


Pero el empeño era mucho mayor que los obstáculos, así que le llegó el día: me fui a comprar una tela lisa a contraste en un tono verde oliva. El vendedor de tejidos no entendía que para aprovechar una tela “antigua” comprara género nuevo de calidad. (Parece que este vendedor no entiende mucho de apegos y de querencias; y de cómo un vestido se puede convertir en tu mayor enemigo cuando no lo llevas agusto, o en una segunda piel de la que te cuesta desprenderte…)

Los restos del naufragio






                                                      



Y me puse manos a la obra. Me ha resultado muy difícil, la verdad, creo que su construcción es un un tanto compleja. Además los vestidos que me hago necesitan siempre de modificaciones sobre el patrón, por lo que luego requieren pruebas y más pruebas, con la dificultad añadida que supone la auto-prueba.

                       

La curvatura del pecho ha necesitado una modificación importante para que me asentara correctamente (Colette suele diseñar para una copa de pecho "D" , y ese no es mi caso); los cambios en la falda fueron más sencillos: una pinza a cada lado en vez de las dos que lleva el modelo original, y opté por no hacerla tan recta, sino bajando en disminución en las costuras laterales.


Los patrones de Colette me gustan mucho porque están pensados para personas reales con curvas reales. Este concretamente tiene una pieza central a modo de cintura, que puedes alargar o acortar en función del largo de talle. La falda, con sus dos pliegues en vez de pinzas, también le aporta cierta holgura y flexibilidad permitiendo dejar los dos, uno o ninguno, según el gusto y las medidas de cada cual.

La parte superior consta de tres piezas: canesú, cuerpo y cintura, por lo que permite ir jugando con telas a contraste. El modelo que propone Colette pone el canesú, mangas y cintura a contraste. En mi caso he preferido no destacar "algunas zonas", y he puesto en contraste el canesú, las mangas y una franja en el bajo que enmarca el vestido.


El canesú delantero une con el trasero al final de las curvas del pecho, y esto lo hace especialmente interesante y bonito. También las mangas tienen una curva a cada lado que se unen en el centro en forma cóncava. Este vestido tiene multitud de posibilidades según los tejidos que utilicemos: para trabajar, para vestir, incluso para fiesta: lo imagino en negro con el canesú en un tejido semitransparente.


El resultado “necesita mejorar”, pero me siento muy a gusto y la mar de orgullosa cuando lo llevo puesto. 
Haciendo todo un alarde, le puse su forro correspondiente
Estoy pensando en irme a dar una vueltecita, de carácter irónico, por la tienda de tejidos.

Y como lo forré, la vista que había preparado para el escote y que ya no era necesaria, 
se la coloqué a mi maniquí, y aquí posa junto a mí más guapa que un sol



18 comentarios:

  1. qué poco tacto ese vendedor.... pero bueno, el vestido te ha quedado muy bien :) Tengo el libro de Colette en la estantería y tengo pendiente empezar a hacer cosillas y si me dices lo de la copa d ya me has comprado jajaja Besos!

    http://modistilladepacotilla.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ánimo! Seguro que los resultados serán estupendos. Muchas gracias un besito

      Eliminar
  2. Hay gente que no sabe hija…. En fin, que te ha quedado súper bien, me gusta mucho mucho y has tenido una idea genial para darle una segunda vida a tu vestido de flores.
    Ahora que cuentas lo de la copa me dejas intranquila. Yo no tengo nada nada de teta y si tengo que hacer modificaciones me va a dar pereza :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tenéis los cuerpos estupendos... Yo como tengo que modificarlos todos por una cosa o por otra, ya me estoy acostumbrando. Muchas gracias por la visita, un beso fuerte.

      Eliminar
  3. Jajaja, no te lo pienses pásate por la tienda!!! Yo también tengo una anécdota con un dependiente que me hace siempre la misma pregunta, cada vez que le pido entretela y le especifico cual quiero ( en fin, será deformación profesional...). Este tipo de vestidos no son mi estilo, pero te ha quedado estupendo. Me encanta el detalle de las mangas, y me da una envidia como has puesto el forro ( los forros son mi asignatura pendiente por excelencia).
    Saludos.
    Nora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nora. Ayyy los forros, también son mi asignatura "doliente". He puesto algunos, pero me dan una pereza. Al final me he ingeniado algún truco para que no me tire la manga, que es mi principal problema... Solucionar problemas a base de trucos... ¡No es la manera, lo se!.

      Eliminar
  4. A mí me encantan los patrones de Colette, a pesar de tener que tocarles el pecho (fichando otra con escasa "pechonalidad") a algunos (por suerte, no todos requieren esa intervención). Te ha quedado genial, y la satisfacción de darle nueva vida a una tela muy querida no tiene precio, verdad? Si una fuera a hacerle caso a los vendedores, menuda ruina. Enhorabuena por el resultado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, me he comprado alguno más de los que creo que no hay que tocar pecho. Es un fastidio, la verdad, pero son unos patrones tan estupendos.! Un beso fuerte Luisa

      Eliminar
  5. Tengo el ojo echado a este patrón, nunca coso para mí, y si tú me dices que es difícil, creo que tendrá que esperar! me gusta muchísimo como te ha quedado, la parte de arriba es perfecta!
    El de las telas de que vaaa...hombres!
    besos
    Diana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues con esas manos que tú tienes que no se te resista nada! Es complicado para mí que soy poco experimentada, pero después de ver tus costuras... ¡quien dijo miedo!!!. Muchos besos

      Eliminar
  6. Vaya preciosidad de macaron Mary Carmen!!! Es un patrón que tiene mogollón de éxito, la última que he visto ha sido una versión en tela de punto. Yo no lo he comprado pero tengo el libro de colette y me encantan sus modelos, son super diferentes. Además las instrucciones tienen mogollón de dibujos y se entiende muy bien :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maider. Pues sabes, lo de hacerlo en punto es una estupenda opción, seguro que necesitará menos ajustes...

      Eliminar
  7. Preciosa tu versión, siempre me ha gustado este patrón pero el hacer tantas modificaciones me tira para atrás. Compré el libro de Colette y al primer vestido que elegí le tuve que hacer tantos arreglos que cuando llegué a la falda decidí abandonar, el único proyecto (costurero) que he abandonado en mi vida y sigo traumatizada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno, y la chulada de pasear con un vestido Colette hecho por ti, eh¡¡¡, Menuda satisfacción. Cuando el otro día colgué el post, estaba emocionada y hasta nerviosa... ¿te lo puedes creer?. Pero Mary Cruz, tú eres una experta en patronaje, seguro que ahora puedes quitarte la espina. Un besito.

      Eliminar
  8. Se puede intuir todo el trabajo que hiciste en ese vestido. No me extraña que estés orgullosa. Es una sensación que entendemos muy bien las que nos dedicamos a esto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno orgullosa de haberme atrevido, sí; del resultado... bueno, es mejorable: seguramente las mangas, las uniones de tantas piezas no han quedado tan perfectas como debieran.., en fin. ¡El próximo, mejor¡

      Eliminar
  9. Me encanta, merece la pena el trabajo, los ajustes, los desvelos. Es cierto que esos patrones están hechos para gente real y femenina, para ese tipo de ropa que te hace sentir a gusto contigo misma. Un gusto verte al otro lado de la cámara!

    ResponderEliminar